29 sept. 2010

UTRERA 2021: Víctima de la huelga

Esta mañana, como cada dos miércoles al mes, debería haber salido a la calle el nuevo número de El Periódico de Utrera (del Grupo VOCENTO), debería, pero no ha sido así. 
Como sabes, todos los artículos de la colección "Quiero a mi batidora" los he ido publicando allí antes de subirlos a este blog. Y Ni que decir tiene que algunos han levantado más que polvo, porque de algún modo mucha gente se ha sentido directamente aludida, cosa que me congratula, he incluso insultada, cosa que no entiendo pero que en lo más profundo me congratula aún más. Pero como iniciamos un curso nuevo creo que es menester también tener nuevas materias, y se me ha ocurrido empezar con una sección a la que he llamado Utrera 2021. Siempre me ha encantado la ciencia ficción así que en esta nueva aventura he decidido unir mi pasión por la ciencia ficción, mi gusto por la especulación y mi mala baba, para ver si así seguimos concienciado un poco a algunos, y divirtiéndo al máximo. Pero ha querido la fatalidad que hoy la huelga no permitiera que viera la luz este nuevo divertimento, y cómo yo no estoy en huelga, aquí te presento la primera entrega de UTRERA 2021.¡Que pasés un buen día de huelga y no trabajes demasiado!





La princesa del pueblo 


Hoy, día 29 de Septiembre del presente año del Señor de MMXXI tenemos la obligación, y el gozo, y el tremendo orgullo de anunciar que; con motivo del fin exitoso del proceso de canonización de la otrora Beata Doña Belén Esteban Menéndez, ora Santa Belén Esteban, se oficiará el próximo Domingo, y por toda una quincena, culto de gloría en todas las iglesias catedralicias, así como en todos los templos, parroquias y capillas, privadas o públicas, que existieran en este Reino de España. Firman y rubrican esta encomienda el presente Santo Padre y Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Apostólica Romana su Santidad Juan Pablo III y Su Majestad Don Felipe Juan Pablo Alonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia aclamado por todos como Felipe VI Monarca de España.

Todos hemos podido leer estos pasquines que con tanto fervor nos hacen entrega los voluntarios “Belenistas” que están apostados en las puertas de los centros comerciales, iglesias, sedes de hacienda, confesionarios de GH22 “The reality re-life” de todas las plazas de España y demás organismos públicos. Es por tal motivo que todos debemos sentirnos ufanos y regocijarnos en este logro del clamor popular de una nación que, sabedora de las obras y martirio de la Santa, han conseguido de la Santa Sede esta vertiginosa aceleración del proceso de canonización, pulverizando la MNMBC (marca nacional moderna de beatificación y canonización) en más de cinco años del anterior record de diez años que ostentaba hasta ahora San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador de Opus Dei y subido a los altares por Juan Pablo II el seis de octubre de 2002, no libre de cierta polémica, como la enciclopedia Patiño refiere en su artículo “PP y Opus Dei, el nuevo camino de España tras el éxito electoral de 2012”.

Somos conscientes que hemos podido lograr esta hazaña nacional, que ridiculiza las tres copas de mundo de fútbol consecutivas logradas por la roja en los mundiales del 2010, 2014 y 2018, gracias al brutal empuje de la sociedad “Belenista” española unida en pro de nuestra Princesa de Pueblo, ahora ya Santa Patria, y consiguiendo pasar de forma aplastante sobre los escépticos que alardeaban de cultura y buenas maneras, cuando en el fondo no hacían más que confabularse en contra de ella y envidiarnos por ser uno, en cuerpo y alma, con nuestra amada santa y faro de luz.

Santa Belén, como todos sabemos, nació el 9 de noviembre de 1973 en el mítico barrio de San Blas, hoy bastión del “belenismo” y sede de su principal templo de adoración. Su infancia fue dichosa y su formación profundamente religiosa pero, tras tener que abandonar sus estudios,  los durísimos aconteceres que tachonaron su vida la impulsaron a labrarse un futuro brillante aunque no carente de sombras y dolor, un fututo que todos ya conocemos. Una vida de trabajo y lucha sin cuartel son la pauta y único camino de nuestra Santa a la que nunca acompañó el amor verdadero de los que se acercaron a ella, eclipsados por su luz interior y su generosidad, para aprovecharse de sus dadivoso y herido corazón. Su único aliento y apoyo real fue su amada hija Andrea, hoy agregada de ciencias futbolísticas y educación en el parlamento chino-europeo, aunque todos sabemos que a Doña Andrea, por muy bien que cumpla su función, nunca la dejará de seguir la larga sombra de su madre. Santa Belén hizo tanto en vida como en muerte, esa muerte que la convirtió en mártir y la subió a los altares. Y si bien las malas lenguas se empeñan en poner de manifiesto su enorme fortuna, cosa que no hace más resaltar el espúreo y crematístico sentido de sus críticas, no es menos cierto que esas riquezas son ridículas frente a la pasión y amor que derrochó en vida. Magnífica madre y politóloga, amén de excelente bailarina y ejemplo de belleza, Santa Belén nos enseño que la verdadera grandeza de la persona está por dentro y no hace falta que salga, y que la naturalidad y el arrojo nada tienen de menos que la educación, la cultura, la inteligencia o el sentido común.

Belén nos enseño que todos llevamos una princesa dentro, y que sólo necesitamos, para demostrarlo, un canal de televisión que saque lo mejor de nosotros mismos.
¡Salve!

No hay comentarios: