6 mar. 2011

UTRERA 2011


Merienda de negros


Hoy no estoy de humor para sentarme ante el teclado del ordenador y escribir mis disparates, no tan disparatados, sobre un plausible futuro de España, Andalucía, Utrera o tu casa o la mía. Y tampoco estoy de humor como para seguir haciendo leña de un árbol caído, estúpido y pasajero, como son los malditos 110 km/h que tanto y tan imbécil están dando que hablar, escribir y rebuznar.
Ya empezó la campaña electoral. Ya, por si no se ha dado nadie cuenta, estamos en el tiempo de descuento.
A los políticos, si parecía que nada les importara mucho, ahora no les va a importar absolutamente nada el remover mierda con grandes cucharones, el embadurnar la cara del enemigo con mentiras pintadas de verdad o verdades que apestan a mentiras. Hobbes, un filósofo inglés, decía que “el hombre es un lobo para el hombre” y Aristóteles, el griego maestro de Alejandro Magno, te acordarás de él por la película en la que Colin Farrell hace de una  ricitos de oro más que histérica, decía que “el hombre es un animal político”. Así que como puedes ver, de animales no nos saca ni el uno ni el otro por mucho que los separen más de dos mil años… mucho de verdad deben encerrar estas palabras. Quizá tengamos que refundirlas y decir que “el hombre es un lobo político” pero qué nos habrán hecho los pobres lobos para que los insultemos así.
Ahora todo será crispación e insultos, todo serán frases rimbombantes y grandilocuentes. Citarán a literatos y pensadores porque algún inepto lo ha leído en una de esas páginas de citas de internet y cree que le vendrá al pelo para azuzar al contrincante. Prepárate para ver el despliegue de ropa sucia, parecerá que los medios de comunicación son lavanderías industriales dedicadas a airear, cueste lo que cueste, las inmundicias del contrario. Los casos de corrupción serán tratados como delitos de lesa humanidad, pero en el fondo les importarán un carajo, y más aún las víctimas inocentes que por el camino caigan. La trama Gürtel, el ERE-gate de Mercasevilla, y más y más porquerías, que todos sabemos ya de sobra que existen, esas y muchas más, pero que ahora son la criptonita de un Superman al que usurpar su capa y sus colores. ¿Alguien sabe si hay personas, y cuando digo personas no me refiero a ningún “lobo político”, que estén siendo usadas como elementos balísticos en esta refriega de bar de alterne? Yo sí, muchas, y esto me pone de muy mala hostia.
No me digas que aún no te ha llegado el olor de lo que se avecina, si yo apenas puedo teclear mientras me tapo las narices. Por esto y mucho más no estoy de humor para escribir sobre un futuro lejano, porque el próximo año, amigo y amiga mía, será una auténtica merienda de negros. Prepárate para ver lo más repugnante del ser humano en su máxima expresión. Arengas vacías que sólo pretende arrancar un aplauso efectista, hueco, canco y estéril. No dejes que esta peste entre en tu casa. Embadurna las jambas y el dintel de tu puerta con el antídoto de la razón y la crítica. Dosifica la información que consumas, no permitas que te intoxique. Habla con tus hijos y sus amigos, explícales que esos señores son unos actores movidos por unos hilos que no podemos ver. Que todo lo que dicen son mentiras que parecen verdades por lo mucho que las repiten. Que los seres humanos no somos así, que ellos son simples lobos, lobos políticos que atacan a otros lobos, pero de distinto color, aunque el color ya no importa. Las palabras ya no importan, las intenciones ya no importan, ya no importa nada. Sólo salvar lo poco que de humanos nos quede, nuestra cordura y nuestra generosidad. Sí, también la generosidad es una virtud humana.
Pronto todas las calles estarán empapeladas con caras de lobos sanguinarios.

UTRERA 2022


La educación es lo primero


Que la educación es lo primero eso todos lo sabemos, pero que hay que apretarse el cinturón cuando las cosas viene mal, también. O por lo menos esta ha sido siempre la postura del gobierno en cuanto a política educativa en los últimos diez años. Tras la revisión de Bolonia de 2015, en pleno recrudecimiento de la crisis económica heredada del PSOE, muchos han sido los cambios en materia educativa que el gobierno de nuestra lideresa Doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Murillo y Grande de Espáña, ha tenido que afrontar.
Es sabido por todos que el auge de las carreras universitarias de los años ochenta y noventa era un despropósito contra natura. ¿Cómo era posible reabsorber tanto licenciado, tanto cultureta progre, tanto hijo de obrero con aspiraciones a rico? La universalización de la educación siempre ha demostrado ser un desestabilizante de las buenas formas y costumbres. Así, el facineroso gobierno socialista amplió hasta lo infinito la oferta de funcionariado público con tal de dar alojo a esta masa universitaria y así hacer creer que todo el mundo tenía las mismas oportunidades, que el esfuerzo nos iguala, si es que a eso se le puede llamar esfuerzo. Pero esto no podría durar mucho.
Espáña es tierra fértil donde pises, pero sin tutor el árbol tiende a crecer torcido. Así se torció el sistema educativo permitiendo la intrusión de espurios ideales marxistas y ateos en las clases como, la mal llamada Educación para la Ciudadanía, y la pretensión de laicidad en las aulas. ¿Qué sería lo próximo, decir que Dios no existe y el hombre viene del mono? Y como una plaga bíblica la crisis se cernió sobre los que la habían provocado. La defenestración de los logros del  PP de Aznar tuvieron como consecuencia la mayor crisis en la que Espáña se ha visto sometida desde 1898 con la pérdida de Cuba y Filipinas. Y entre muchas cosas había que solucionar el problema de la educación.
En 2015 se recapituló los efectos de la implantación del plan Bolonia en las universidades españolas. Los resultados fueron evidentes, sobraban las carreras de corte humanístico que no producían beneficios en materia de investigación y había que apostar por un modelo universitario basado en la producción técnica que es, como es lógico, la que más dividendos produce. Además el modelo de financiación debía seguir el canon británico, al alumno recibiría un préstamo privado para pagar sus estudios y, una vez finalizados, todo lo que el alumno ganara por encima de los mil doscientos euros pasaría a ser retenido como pago del préstamo a la entidad bancaria correspondiente hasta el fin de la deuda más los intereses. Así, se depuró el sistema y sólo aquellos que realmente debían promocionar lo consiguieron, el resultado fue la adecuación del número de licenciados no endeudados al número de altos cargos que debían cubrir.
¿Y qué pasó como los estudios de humanidades, permitiría Espáña, cuna de Cervantes y Pemán, que desapareciera el arte de sus buenas letras? Obviamente esto no se iba a permitir. Un buen número de universidades del sector privado-confesional se hicieron cargo del desarrollo de estos estudios. ¿Quiénes mejores que aquellos cercanos a la fé y la bondad del alma para hacerse cargo de lo relativo a la sensibilidad del hombre? El Opus Dei, los Jesuitas o los Legionarios de Cristo, Volvieron a ser, como nunca debió de dejar de ser, los garantes de la filosofía, la literatura, la historia, las artes, y las leyes.
 Sólo así podemos hacer de Espáña la patria que nunca debió de dejar de ser, sólo así podremos hacer las cosas bien, como Dios manda.