6 mar. 2011

UTRERA 2011


Merienda de negros


Hoy no estoy de humor para sentarme ante el teclado del ordenador y escribir mis disparates, no tan disparatados, sobre un plausible futuro de España, Andalucía, Utrera o tu casa o la mía. Y tampoco estoy de humor como para seguir haciendo leña de un árbol caído, estúpido y pasajero, como son los malditos 110 km/h que tanto y tan imbécil están dando que hablar, escribir y rebuznar.
Ya empezó la campaña electoral. Ya, por si no se ha dado nadie cuenta, estamos en el tiempo de descuento.
A los políticos, si parecía que nada les importara mucho, ahora no les va a importar absolutamente nada el remover mierda con grandes cucharones, el embadurnar la cara del enemigo con mentiras pintadas de verdad o verdades que apestan a mentiras. Hobbes, un filósofo inglés, decía que “el hombre es un lobo para el hombre” y Aristóteles, el griego maestro de Alejandro Magno, te acordarás de él por la película en la que Colin Farrell hace de una  ricitos de oro más que histérica, decía que “el hombre es un animal político”. Así que como puedes ver, de animales no nos saca ni el uno ni el otro por mucho que los separen más de dos mil años… mucho de verdad deben encerrar estas palabras. Quizá tengamos que refundirlas y decir que “el hombre es un lobo político” pero qué nos habrán hecho los pobres lobos para que los insultemos así.
Ahora todo será crispación e insultos, todo serán frases rimbombantes y grandilocuentes. Citarán a literatos y pensadores porque algún inepto lo ha leído en una de esas páginas de citas de internet y cree que le vendrá al pelo para azuzar al contrincante. Prepárate para ver el despliegue de ropa sucia, parecerá que los medios de comunicación son lavanderías industriales dedicadas a airear, cueste lo que cueste, las inmundicias del contrario. Los casos de corrupción serán tratados como delitos de lesa humanidad, pero en el fondo les importarán un carajo, y más aún las víctimas inocentes que por el camino caigan. La trama Gürtel, el ERE-gate de Mercasevilla, y más y más porquerías, que todos sabemos ya de sobra que existen, esas y muchas más, pero que ahora son la criptonita de un Superman al que usurpar su capa y sus colores. ¿Alguien sabe si hay personas, y cuando digo personas no me refiero a ningún “lobo político”, que estén siendo usadas como elementos balísticos en esta refriega de bar de alterne? Yo sí, muchas, y esto me pone de muy mala hostia.
No me digas que aún no te ha llegado el olor de lo que se avecina, si yo apenas puedo teclear mientras me tapo las narices. Por esto y mucho más no estoy de humor para escribir sobre un futuro lejano, porque el próximo año, amigo y amiga mía, será una auténtica merienda de negros. Prepárate para ver lo más repugnante del ser humano en su máxima expresión. Arengas vacías que sólo pretende arrancar un aplauso efectista, hueco, canco y estéril. No dejes que esta peste entre en tu casa. Embadurna las jambas y el dintel de tu puerta con el antídoto de la razón y la crítica. Dosifica la información que consumas, no permitas que te intoxique. Habla con tus hijos y sus amigos, explícales que esos señores son unos actores movidos por unos hilos que no podemos ver. Que todo lo que dicen son mentiras que parecen verdades por lo mucho que las repiten. Que los seres humanos no somos así, que ellos son simples lobos, lobos políticos que atacan a otros lobos, pero de distinto color, aunque el color ya no importa. Las palabras ya no importan, las intenciones ya no importan, ya no importa nada. Sólo salvar lo poco que de humanos nos quede, nuestra cordura y nuestra generosidad. Sí, también la generosidad es una virtud humana.
Pronto todas las calles estarán empapeladas con caras de lobos sanguinarios.

No hay comentarios: