24 nov. 2010

UTRERA 2021


Tontos o Gordos
Nuevamente Espáña vuelve a encabezar uno de esos dudosos y poco honrosos pódiums que pronto llenarán los telediarios, los titulares en papel y digitales de todos los periódicos y los estados de Face-twitter de medio mundo en las próximas horas. La ONU acaba de publicar en su informe anual sobre salud mental y física de la juventud postadolescente la lista de aquellas naciones con mayor índice de individuos con sobre peso de origen no congénito (gordos o zampabollos) y aquellos otros que sin tener merma de su capacidad intelectual se muestran escasos de entendederas o razón (tontos de babas) menores de 20 años y, como todos ya intuíamos, Espáña encabeza ambas categorías.
Lejos de no buscar una solución nuestra presidenta Doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Murillo y Grande de Espáña, acaba de anunciar la creación de un plan urgente de ayudas a los gimnasios de todo el país para rebajar el precio de la mensualidad de sus socios el mismo tanto por ciento que de sobrepeso tenga estos, claro que en prevención de los posibles fraudes todo aquel que supere en más de 100% su peso ideal no será admitido hasta que no jure sobre la Biblia su firme propósito de bajar de peso, ya que podría darse el caso de que muchos gimnasios tuvieran que pagar a estos individuos por asistir y generarse así una nueva forma de negocio sucio.
Respecto al problema de la tontura de la población juvenil nuestra presidenta no ve que tal caso sea realmente un problema, y ha planteado que quizá sea el modelo que todos los países debieran buscar en un futuro. “Las ventajas son obvias”, aclaró a este medio,  “Viven bien con sus padres, no tienen responsabilidades, no tienen que plantearse un futuro, hacen todo lo que les decimos que hagan… Hace más de diez años que no sabemos qué es una huelga estudiantil, o obrera, y nos acabamos de asegurar el no volver a tenerla, ¿Le parece a usted eso una mala noticia?”. Claro que algunas son las voces discordantes a este respecto y que acusan a las nefastas políticas educativas de los últimos treinta años, y a la nula educación, para y de los padres, como grandes culpables de esta bolsa de estupidez de la que adolece nuestra sociedad.
¿Qué significa la nula educación para y de los padres? Es muy sencillo de explicar pero para algunos será muy difícil de asumir. Ya en los años noventa del siglo pasado se vieron los primeros síntomas de negligencia educativa de los padres. El abuso de la televisión como niñera, el sometimiento y consentimiento a los caprichos infantiles, la sobreprotección de los niños hasta en los espacios de juego y la pésima alimentación fueron creando la madre del problema. Llegados el siglo XXI el problema no hizo sino aumentar. En su celo por malcriar a los hijos los padres asumieron que los hijos debían ser el termómetro social de sus economías, y  había que lucirlos como un  diamante, fuese el niño un zoquete o un genio. Así pues, y de la mano de la furia consumista de los primeros ocho años del nuevo milenio, los padres pelearon por ver quien llevaba a su hijo en el mejor y más grande coche a la escuela, quien lo vestía con las ropas más caras y ostentosas, y así suma y sigue en la espiral de la profunda idiotez en la que estos padres irresponsables, sin pensar ni ver más allá de sus narices, sumieron a sus hijos. Confundir el amor con la sobreprotección,  la generosidad con el consentimiento absoluto de los caprichos, la permisividad con los bajos rendimientos en la escuela, con la indolencia y el culpar al sistema educativo por defecto, nos han colocado en la cabeza mundial de jóvenes tontos y gordos.
Pero obviamente no todos nuestros jóvenes son gordos, ni todos son tontos, huelga decirlo. Espáña sigue siendo campeona del mundo de fútbol por tercera vez consecutiva, y estos informes de la ONU, no nos engañemos, no los lee nadie, porque a quién demonios le importa realmente la felicidad de los hijos de las demás, con lo listos y guapos que son los nuestros.
Ojalá el día de mañana no nos molesten más con este tipo de noticias.

No hay comentarios: